Más información
  • En el deporte federado, en cuanto conlleva un elemento de competición o confrontación, es probable que se generen conflictos. Los conflictos son algo inherente al ser humano. Desde que nacemos estamos interactuando con otros, manifestamos nuestras opiniones, ideas, deseos, emociones, etc. y éstas no siempre coinciden con la de los demás, por lo que se producen choques, disputas, en definitiva, conflictos.

  • Así, ante un mismo hecho, por ejemplo, un choque entre jugadores, uno puede considerar que ha sido fortuito y otro pensar que ha sido intencionado; ante un movimiento de un jugador, unos pueden considerar que es correcto y otros no, etc. Para solucionarlos el fútbol ha desarrollado unos reglamentos que permiten regular las actuaciones y los conflictos surgidos de la aplicación de éstos a través de los jueces de competición o árbitros.

  • En muchas ocasiones estas acciones y decisiones son percibidas como erróneas e incluso injustas por los presentes en el campo y desencadenan emociones y niveles de tensión, en algunos casos de ira. Su aparición y mantenimiento se ve favorecida por determinadas actitudes personales y circunstancias.

  • Lo observado y analizado en referencia a los conflictos nos indica la importancia de tomar en consideración las emociones y su expresión, especialmente “de” y “entre” los entrenadores-monitores y espectadores (la mayoría padres y madres), por su importancia en el clima educativo en el campo donde niños, niñas y jóvenes se educan y disfrutan jugando al fútbol. Un elemento que considerar muy importante es que algunos árbitros son también menores de edad.

  • Estas emociones, tanto las negativas como las positivas, se contagian ente unos y otros y se ha evaluado que estas situaciones de tensión se van incrementado (individual y colectivamente) a lo largo del partido y en algunos casos pueden desembocar en conductas violentas, la mayoría de carácter verbal, especialmente hacia el árbitro y contrarias al “Espíritu Buen rollito”, inadecuadas e inaceptables.

  • Con el objetivo de detectar, controlar, modular y reducir los altos niveles de tensión emocional que viven determinados adultos o colectivos se pretende dinamizar un punto de convivencia, Punto de Oro, que garantice el clima y ambiente educativo acorde con la protección de los menores y jóvenes, verdaderos protagonistas del partido.

  • Se pretende, desde un “modelo dialógico” que, a petición y consideración del árbitro, se pueda hacer un alto en el partido y junto a ambos entrenadores y delegado de campo, desde sus responsabilidades, evalúen la situación y articulen las medidas para reducir el nivel de tensión que garantice el clima educativo necesario para el desarrollo del partido. Es un punto catalizador y modulador en positivo de las emociones en el campo de fútbol.
  • Punto de Convivencia

    Punto de Oro

    Esta línea “punto de convivencia, punto de oro” tiene como objetivo detectar, controlar, modular y reducir los altos niveles de tensión emocional que viven determinados adultos o colectivos, y colaborar en garantizar el adecuado aprovechamiento del fútbol como elemento esencial del desarrollo y proceso de maduración de los menores.

    Con este protocolo de actuación se pretende garantizar el clima y ambiente educativo acorde con la promoción de la educación y la protección de los menores y jóvenes, verdaderos protagonistas del partido.

    El protocolo articula, que a petición y consideración del árbitro, se haga un alto en el partido y junto a ambos entrenadores y delegados, desde sus responsabilidades y tomando como referencia el Reglamento General Deportivo y el Reglamento Disciplinario de la Federación Canaria de Fútbol, evalúen la situación y articulen las medidas para reducir el nivel de tensión o reconducir determinadas situaciones que garantice el clima educativo necesario para el desarrollo del partido.


    Antorcha de la Concordia

    Tienes que ver nuestro video sobre la Antorcha de la Concordia, acto celebrado el pasado 5 de abril, que tiene como finalidad hacer una llamada al Juego Limpio, a la…


    GCGC
    PGPG
    FCFFCF
    CCRCCR